Estudiantes valencianos protestan por los recortes y la Policía los dispersa a palos

La ciudad de Valencia se ha convertido estos días en el campo de batalla donde se está dirimiendo quién es el verdadero dueño de las calles, propiedad que se adjudican unos cuantos.
Creo que la Policía en estos primeros asaltos gana por goleada. Claro que ellos tienen porras y armas y, salvo algún que otro descontrolado, los manifestantes acuden con las manos vacías.
Las protestas, con las que estoy al 100% de acuerdo, se centran en los abusivos recortes en el sistema educativo que ha acometido el Gobierno de Valencia. Ellos, que han despilfarrado hasta la náusea, pretenden que los platos rotos los paguemos el resto de los ciudadanos. Algo tan injusto y tan impresentable que sólo puede ocurrir en las repúblicas bananeras que conforman nuestro país, un país que presume de democracia, pero que vive sumido en algo así como un feudalismo medieval con pantallas planas y móviles de diseño, pero poco más.
Los señores feudales que conforman el entramado de nuestro país se encargan de dictar leyes que sólo tengan que respetar el resto de la plebe, aprueban normativas que sólo les benefician a ellos y sólo legislan para mantener la ilegalidad y la injusticia permanentemente.
Si el hecho de que unos estudiantes se lancen a las calles a protestar por la rebaja de su calidad de enseñanza, se considera un atentando contra el régimen medieval imperante, poco hemos avanzado en el desarrollo de nuestras libertades.
El sofocar a palos, lo que a fin de cuentas es una manifestación pacífica, no termina de cuadrarme, pero en un país tan surrealista como el nuestro en el que se justifica todo lo injustificable y se da por bueno cualquier delito, siempre y cuando lo cometa el personal de cualquiera de las sectas que tenemos como administradores, empieza a dejar de sorprendernos.
Me extraña mucho, no obstante que las unidades antidisturbios no entren con la misma contundencia n los consejos de administración de las Cajas de Ahorro, donde habitan buena parte de los delincuentes, estafadores, ladrones y miserables que han robado el dinero de sus clientes y, curiosamente, siguen cobrando sus suculentos sueldos y continúan viviendo opíparamente a costa de todos. 
La Policía en este caso se está equivocando de delincuentes. Espero que afinen más la próxima vez.
Las movilizaciones en Valencia no han hecho más que empezar y puedes seguirlas al minuto a través del hashtag #PrimaveraValenciana
La imagen de las unidades antidisturbios calentando al personal en Valencia la encontré en Kaos en la red.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: