Egipto

Nos incorporamos ya plenamente al blog tras las vacaciones de verano y, como viene siendo habitual, nos disponemos a comentar la actualidad, opinar y ofrecer nuestros puntos de vista sobre todo lo que va aconteciendo.
He comprobado que el hecho de tomarme un respiro durante el verano sin escribir ni una sola línea, a excepción de la reseña del repentino fallecimiento de George Duke, me ha servido para tomar distancia de los hechos, meditar sobre ellos y establecer argumentaciones válidas que intenten comprender todos los puntos de vista. Reconozco que no ha sido fácil. Con el verano tan calentito en el doble sentido de la expresión que hemos tenido, más de una vez he estado tentado de pillar el teclado y escribir algunas líneas, pero he sabido contenerme. Creo que es mucho mejor tomar distancia y huir de la entrada mamporrera fruto del cabreo y de la indignación. 
Pero vayamos a lo que nos ocupa. Comencemos por Egipto. Morsi y sus fundamentalistas han sido desalojados del poder mediante un golpe de estado que han perpetrado los militares. Bajo mi punto de vista la democracia está reñida con el islamismo y no pueden ahora mismo caminar juntos. El islamismo propugna una serie de contenidos que van en contra de los derechos humanos, de la igualdad de sexos y razas y siempre que intentan confluir, saltan chispas y hace imposible una convivencia en paz y armonía. Y los Hermanos Musulmanes eran, según decían los islamistas moderados. Eran tan moderados que tras materializarse el golpe, lo primero que hicieron fue matar a cristianos y quemar iglesias cristianas. Moderados como pocos, desde luego.
Mientras los islamistas sigan metiéndose en los gobiernos e intenten controlar la vida de la gente será imposible establecer sistemas más o menos viables en estos países. Los laicos deben constituir mayorías con suficiente apoyo para que el fundamentalismo religioso se practique, si así se desea, en la casa de cada uno, sin interferir en las vidas del resto. 
No sé a donde nos llevará esta espiral de violencia que se inició en Egipto y este domingo ya está comenzando a prender en Túnez, primero de los países que protagonizaron las falsamente denominadas primaveras árabes. 
Mientras los sátrapas de la península arábiga sigan insistiendo en su visión medieval de la vida y se obstinen en imponer esa anacronía al resto del mundo, seguiremos con guerras y revueltas. Otra cosa sería que algún día el petróleo deje de ser necesario para el funcionamiento de la civilización y vuelvan a los desiertos a pastorear camellos y cabras. Sigo viendo enórmemente paradójico que democracias consolidadas tengan como aliados preferentes a reyezuelos medievales fundamentalistas, pero ya sabes que nuestra sociedad es lo menos razonable que te puedas imaginar.
Hace un par de años cambiaron en Egipto a un dictador, Mubarak, por el fundamentalismo islámico, ahora vuelven a la casilla de salida con otra dictadura militar. La economía está por los suelos, el turismo ha huido y el germen del fundamentalismo sigue ahí presente. 
Desde luego que a algunos paises da la impresión que los ha mirado un tuerto porque no hay forma de que levanten cabeza.

Te dejo con una versión en directo del tema Nights over Egypt de Incognito.

La imagen la encontré en La Chimenea. Mañana hablaremos de Siria. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: