La nueva Ley de Cookies, el nuevo fiasco de una Administración a la que la tecnología le viene demasiado grande

Ayer por la tarde estaba navegando tranquilamente por las páginas que habitualmente suelo frecuentar y al llegar al blog del amigo J.R. Mora, me topé con un anuncio sobre las cookies. Que si aceptaba entrar, pues que ya sabía que quizás en su página, podría existir algún sistema que utilizara el uso de cookies para información y mantenimiento interno. Me consta que el amigo J.R. al margen de lo que pueda ser el mero establecimiento de un sistema de medición como Google Analytics o similares, no creo que tenga nada más. Si buscas más información en su blog, se curró esta página explicándolo todo bastante bien. 
Bajo mi punto de vista con las leyes, normativas, prohibiciones y demás contenido legal que ya padecemos en España el hecho de que dé la impresión que se quiera hacer un código nuevo para todo lo relacionado con la informática e Internet, me parece una pérdida absurda de tiempo y de dinero para todos. Creo que con adaptar a las nuevas tecnologías lo que ya hay, es más que suficiente. 
Además exigir lo mismo a un humilde blogger que a gigantescas empresas, me parece que es ir demasiado lejos y querer encabronar todavía más al ya encabronado personal que ya sólo espera la siguiente Ley Absurda que se sacará de la manga el siguiente. 
Me parece bien que se persiga a aquellos que usen la tecnología de forma fraudulenta. En este caso para acumular información de los usuarios y poder utilizarla posteriormente de una forma u otra, pero para los que en cuestión de cookies, como mucho tenemos las propias del sistema de blogs que utilicemos y las lógicas de los sistemas de medición que utilizamos, me parece que es tocarnos los cataplines más de la cuenta.
Si entras a un bar, por ejemplo, en sus paredes no está escrito todo el Código Civil y el Código Penal para adevertirte de todo lo que puedes hacer y lo que no. En las páginas debería ocurrir lo mismo, según creo, pero la lógica si la intentas encajar entre las palabras Administración y España, nunca termina de asentarse bien.
Como este país se caracteriza bien por tener a lo más granado de la estupidez o de parecerlo al frente, no me extrañó que sea la propia Administración la primera que incumple esa misma Ley que exige cumplir a los demás.
Antonio Cambronero explica en este texto si la Ley afecta también a los blogs y en la página del abogado Pablo Fernández Burgueño nos detalla todos los detalles en profundidad.
La imagen de unas apetitosas cookies recién salidas del horno la encontré en la Wikipediaaunque las cookies informáticas son otra cosa bien distinta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: