Garzón, Urdangarín y un déficit desbocado del 8,51%

febrero 28, 2012
Quería escribir sobre un par de noticias de actualidad que hemos conocido en las últimas horas. La primera es la sentencia del Tribunal Supremo que absuelve al señor, que ya no juez, Baltasar Garzón en el caso de la memoria histórica, aunque no los jueces firmantes no se cortan ni un pelo a la hora de descalificar las actuaciones del ex juez en este sentido. 
Al margen de filias y fobias para con Garzón, la justicia en este país es algo tan aleatorio que las empresas de apuestas deportivas deberían estudiar seriamente el incluirlas entre sus pronósticos. La politización nauseabunda de la justicia la ha convertido en una suerte de arcano insondable que no deja de sorprendernos a diario y conforme se va subiendo en importancia de los tribunales, todavía más. 
Como a Garzón ya lo inhabilitaron en el primer juicio por prevaricación, el de las escuchas de Gürtel, ya no lo podían inhabilitar de nuevo, por lo que han optado por absolverlo y aplicarle un pequeño o gran rapapolvo en los otros dos que tenía pendientes, el de la memoria histórica que se falló ayer y el de la petición de dinero a grandes empresas para sus cursos en Nueva York, en el que se confirmó que había delinquido, pero que los delitos ya habían prescrito, un comodín muy utilizado últimamente en nuestro sistema judicial. 
Voy a ver a cómo están las apuestas para el juicio a Urdangarín. Pondría algo de pasta a la opción del indulto. Seguro que me sacaba un dinerito. Menos mal que la Justicia es igual para todos que dijo su suegro.:-))
A media tarde conocimos el escalofriante dato del déficit del año 2011. El anterior Gobierno de ZP y sus escombros habían asegurado que sería del 6% y que cumplirían con el mandato de Bruselas, pero hete aquí que se han pasado varios pueblos y nos han legado un déficit del 8,51%, lo que supone un gasto extra de 40.000 millones de euros que tendremos que pagar todos a base de recortes, restricciones y más impuestos. Por su comportamiento miserable, inutilidad manifiesta y su empeño en dejar el país como un solar a ZP lo premiaron con un opíparo sueldo de más de 100.000 euros al año en el Consejo de Estado, donde comparte sillón con otros inútiles ilustres de este país feudalista.
Ahora el nuevo Gobierno de Rajoy nos intentará convencer de que hay que ajustarse el cinturón, de que hay que seguir haciendo recortes y de que la esclavitud es un bien al que todos tenemos derecho. No, señor Rajoy. 
Que el déficit lo paguen todos los estafadores, inútiles, ladrones y miserables que lo han creado y no nos haga pagar los platos rotos de sus fiestas. No estamos para eso.
La imagen la encontré en Globedia.
Anuncios