Francisco Camps dimite para defenderse de las acusaciones de cohecho

julio 20, 2011
Sin lugar a dudas la noticia de este miércoles ha sido la dimisión del presidente valenciano Francisco Camps. Opción que ha elegido para poder seguir defendiéndose ante los tribunales del delito que se le imputa, cohecho impropio, por haber aceptado varios trajes de una trama corrupta.

No entraremos en detalles para dilucidar las claves que propiciaron que su dimisión se produjera hoy y no hace varios meses o incluso un año, quizás la cercanía de las elecciones generales, tal como ha señalado él mismo, tengan mucho que ver en el asunto.

Hace un par de días ya pedimos su dimisión desde este blog y ahora creemos que ha actuado correctamente, aunque creo que se podría puntualizar un poco más en este sentido. En primer lugar si él piensa y está convencido de su absoluta inocencia, es plausible su deseo de defender su dignidad, algo que le honra. Por otro lado si cree que ha sufrido injustamente una lapidación judicial por algo que considera un delito menor, bien haría de instar a su grupo, el popular, que mueva los resortes oportunos para que la Justicia no esté tan politizada y se juzgue en igualdad de condiciones a los unos y a los otros. Está en su mano y en la de su partido.

Tal como están ahora mismo las cosas, es necesario que cualquier servidor público dé un paso al costado, mientras se dirime su culpabilidad o inocencia, para no empañar todavía más la desacretitada casta política que padecemos.

Espero que el ejemplo del señor Camps llegue a otros responsables políticos y no volvamos a seguir viendo a imputados o enjuiciados e incluso condenados, administrando los bienes de todos los ciudadanos.

Si el día de mañana la administración de justicia sigue tan politizada y nos encontramos con hechos similares, que no se quejen. Ellos mismos son los que han pactado por una Justicia sectaria. Hasta el momento que no haya una verdadera división de poderes y los jueces de todos los órganos del Estado sean elegidos democráticamente por ellos mismos, no habrá nada que hacer.

El diario mamporrero El País llevaba tanto tiempo preparado para el linchamiento de Camps que esta mañana volvieron a mostrar su bajeza informando en Twitter de una nueva falsedad de las que acostumbran. Adjudicaron a Camps la aceptación de todos los cargos que se le imputaban para eludir el juicio, cuando en realidad el protagonista de la historia era Victor Campos, ex vicepresidente valenciano.

En Twitter surgió el hashtag #elpaisfacts, con lo que una vez más fueron el hazmerreír de la profesión. Por lo que estoy observando la prensa sectaria en España está perdiendo lectores a marchas forzadas.

Siempre me he preguntado por qué un medio pretendo falsear, ocultar, ningunear o manipular la realidad. Los lectores serios y reflexivos dejarán de informarse en ese medio conforme vayan comprobando su sectarismo. Entonces sólo se quedarán con aquellos lectores, oyentes o televidentes que quieran seguir oyendo lo que les cuenten, sea verdad o mentira. Creo que en ese momento el medio ha muerto y ha dado paso a un órgano de expresión que no tiene nada que ver con la información contrastada o la opinión argumentada. Aunque es su empresa y son muy dueños de administrar sus escombros como les venga en gana.

Como te decimos muchas veces, en este blog encontrarás abundante opinión y alguna información. Es normal que con muchas de las opiniones no estés de acuerdo, pero no pretendo aleccionar a nadie con ellas e incluso invito habitualmente a que contrastes las informaciones y busques otras opiniones para crearte tú mismo tu propia opinión. Lee, contrasta, reflexiona, opina, argumenta y si en algún caso estamos de acuerdo nos parecerá perfecto, pero en el caso de la controversia también nos parecerá de perlas porque en la variedad de pareceres y opiniones está la riqueza de la conversación y de la opinión.

La imagen corresponde al cuadro El Sueño de Salvador Dalí. Iba a poner la típica imagen de Camps, pero como ya la tendrás muy vista, supongo que agradecerás esta otra.

Anuncios