España entra en un nuevo vía crucis

marzo 25, 2013
Comienza la Semana Santa de este año 2013, aunque muchos españoles llevan ya varios meses con su vía crucis particular, aunque lejos del fervor de las celebraciones cuaresmales.
Supongo que será por deformación profesional, pero siempre he sentido un interés especial por estar al día de lo que pasa y por ello procuro empaparme de toda la información que puedo para digerir la actualidad.
Este sano ejercício en España se complica por momentos porque la mayoría de los medios se han convertido en bandas de mamporreros al servicio de unos y otros.
Tomemos como ejemplo dos casos de corrupción de los cientos que tenemos ahora mismo en los tribunales, Bárcenas y ERES y comprobaremos que para enterarse realmente de algo hay que hacer verdaderos malabarismos intelectuales porque entre los que pretenden desinformar y los que buscan ocultar, hay que hacer encaje de bolillos para sacar alguna conclusión clara y no perder el juicio.

La técnica ante cualquier caso de corrupción es sencilla: minimizar los propios y amplificar los contrarios sin que ninguno de los perpetradores pague por ello. Siempre es igual.

Por lo que vemos, la respuesta típica del “y tú más” es la tónica que predomina. Aquí no pasa nunca nada y, si algún delincuente acaba procesado, el equipo especial de los indultos acuden raudo y veloz en su ayuda.
La guerra de la casta política española contra los ciudadanos españoles ya terminó hace tiempo y ahora asistimos a la postguerra en la que los vencedores lo tienen todo y a los vencidos intentan desvalijarnos lo poco que ya nos queda.
Lejos de germinar algún tipo de movimiento o corriente que a medio o largo plazo pudiera cambiar el estado de las cosas, los que lo intentan se ven envueltos en el complejo maremagnum de los sectarismos, fundamentalismos y el resto de ismos que quieras incuir.
Muchas veces me da la impresión de que este tipo de movilizaciones las organiza el propio sistema para tenerlas controladas y que no se les escapen de las manos. Pero es sólo una opinión como otra cualquiera.
En fin, que todo sigue igual, si no ha ido ya a peor. La desilusión, desazón e impotencia que nos atrapa nos tiene bien pillados a casi todos y ya sólo nos queda pasar, resignarnos o levantarnos del suelo para que nos vuelvan a lanzar de nuevo a la lona.


La imagen pertenece a la serie Manos Surrealistas dell fotógrafo argentino Iván Pawluk. Te dejo también con un vídeo con una muestra de sus llamativas creaciones.

Anuncios