Violencia semántica

diciembre 28, 2011
Seguro que te suena la trágica noticia que nos contaban todos los medios de comunicación estos últimos días en la que un ser humano mató a otro ser humano y después se quitó la vida. Desgraciadamente las informaciones sobre este tipo de hechos nos las encontramos demasiado a menudo y, en ocasiones, ya las vemos más como algo tan cotidiano como las loterías, el horóscopo o la programación de la tele.
Lo más sorprendente de este caso es que el debate no se centra en averiguar las causas que motivaron a un ser humano a acabar con la vida de otro, intentar profundizar en por qué se llega a estos extremos y, en última instancia, procurar prevenirlos. No. Lo fundamental de este crimen es elegir la terminología adecuada para definirlo.
La ex ministra de cuota e ignorante crónica Leire Pajín fue la primera en definirlo como violencia de género y se enzarzaba en defender su postura ante la denominación dada por la ministra.. A la actual ministra del ramo, que no quiso entrar en disquisiciones, el hecho lo considera como de violencia doméstica. 
Todo podría haber quedado en una mera anécdota semántica a no ser porque todos los medios se encargaron de echar más gasolina al fuego y comenzaron a defender una denominación o la otra.
A mi no deja de parecerme una estupidez como una catedral el centrar el debate en el nombre y no darle la importancia que tiene al hecho, se denomine como se denomine.
El suceso resumido sería así: Un hombre de 71 años de nacionalidad española mata a tiros con una escopeta a su pareja, una ciudadana de origen ruso de 33 y luego se suicida.
La ministra ha tenido mucha suerte porque el crimen se produjo en el interior de la vivienda (violencia doméstica) si hubiera sido en la calle, ya sería otro cantar, centrándonos siempre en la correcta denominación del crimen en cuestión.(¿violencia urbana, quizás?)(¿violencia rural, al tratarse de una localidad agrícola?)
La ex ministra de cuota también tuvo la suerte de que en este caso el hombre matara a la mujer, pero la denominación de violencia machista es demasiado confusa. Si hubiera sido al contrario y la mujer hubiera matado al hombre ¿sería también violencia machista o quizás podría hablarse de violencia feminista? Y, ya puestos, en todos los crímenes donde los protagonistas son seres de distinto género, cabe esta denominación de violencia de género, aunque los implicados no se conozcan entre si. Y puestos a afinar las definiciones, si el hombre en cuestión recarga la escopeta y se lía a tiros con varios (4 mujeres y 4 hombres, por ejemplo) ¿podría definirse con propiedad el crimen como de violencia de género y de número?
Me parece absurdo, idiota y trágico que haya gente manifiestamente mejorable que se preocupen más de buscar nombres a las cosas y no muevan un dedo para resolver el problema de raíz y acabar con esta lacra. Llámenlo como quieran, pero resuelvan el problema de una vez.
La imagen corresponde a una obra de Sarah Tisdall.
Anuncios

La curiosa cuenta de Twitter de Leire Pajín

julio 6, 2011

Cuando lo vi no daba crédito, pero las últimas informaciones sobre la ministra de Sanidad Leire Pajín, sus vacaciones en Menorca y sus posados me llevaron hasta la supuesta cuenta de Twitter de Leire Pajín.

A la derecha puedes ver los datos de @lpajin. Desde que la abrió no ha escrito ni un sólo Twit o entrada. Cero absoluto. No sigue a nadie, otro cero absoluto, pero sin embargo 4183 personas siguen su NADA, su VACÍO. ¡Curiosísimo! Además esta cifra sigue aumentando y aumentando.

Supongo que en el caso de que la cuenta sea realmente suya, algún día le daría el punto y la abriría, aunque ya se habrá olvidado por completo e incluso dudo que sepa que todavía la conserva, pero llama la atención que 4183 personas sigan NADA. ¿Qué esperan encontrar? No hay nada. No dice nada. No sigue a nadie. No opera con la cuenta desde que la abrió.

Se supone que si en cualquier ámbito de la vida sigues a alguien o algo, esperas encontrarte contenido, pero seguir algo que no tiene nada. Es ya rizar el rizo del surrealismo. Aunque como insisto habitualmente estamos en España y este es el país líder del surrealismo, lo mires por donde lo mires.

El otro día discutía con un colega sobre el número de gilipollas que había en España. Yo argumentaba que estaría en torno al 80%, pero él iba más allá. Me aseguraba que esa cifra se quedaba muy corta y que no bajaba del 90%.

Alarmado por esas cifras me puse en contacto con la Universidad Autónoma de Esperantia para que hicieran un estudio fiable y determinaron con una seguridad del 99% que todos los lectores de este blog pertenecen al 10% restante. Me quedé mucho más tranquilo.

En este caso, como imaginarás, Leire Pajín es protagonista indirecta de la historia y no hay nada que criticarle. Nada de nada. Su perfil en Twitter es inmaculado.

La imagen es una captura de pantalla de la cuenta de Twitter de Leire Pajín. Ha quedado algo pequeña, pero en cuestión de gráficos y esas cosas soy un completo negado. Aunque creo que se ve más o menos.

Actualización: Hoy 1 de Febrero de 2012 Leire Pajín ha escrito su primer twit, un segundo e incluso un tercero y ya sigue a 69. Es la noticia bomba del día.