>En España estamos hartos de tanta corrupción

febrero 17, 2011

>

En una época en la que la crisis económica sigue machacando con una furio inusitada a los más desfavorecidos y en la que cualquier ciudadano se levanta cada mañana sin saber si será su último día de trabajo, en caso de que lo tenga, claro, sigue enfureciendo al más pintado que los individuos que manejan nuestros presupuestos, que en teoría, deberían administrar nuestros bienes y velar por nuestra seguridad, no hacen otra cosa que engañarnos, estafarnos, robarnos y enviarnos al hoyo.

No sé si será algo que siento yo solamente o hay más personas que lo notan, pero de un tiempo a esta parte, observo una creciente oleada de cabreos que, de momento, no son más que protestas aisladas en bares, foros, pequeños corrillos e Internet, pero que se van generalizando poco a poco.

Como no tengo todo el día para escribir estas líneas, no enumeraré los cientos o miles de casos de corrupción que puedes leer en cualquier medio y que afecta a todas las instituciones, todos los estamentos y a la mayor parte de los rincones de nuestro país: ERES falsos, Faisán, Gürtel, Camps, etc. Hay pocas formaciones políticas que se salven de la quema.

Es indudable que deben existir políticos honrados, válidos y capaces, pero me temo que a nuestro país le toco de ese grupo una cuota infinitamente pequeña. La mayoría es chusma, estafadores, ladrones y gentuza que sólo está en la política para robarnos a todos, para robar de la caja común, para llenarse los bolsillos con el fruto del esfuerzo de muchos que quizás ahora están pasándolas canutas en el paro y buscándose la vida para conseguir llegar a fin de mes.

Esta casta de miserables tienen muchas formas de robarnos el dinero a diario. La más clásica es cogerlo de la caja y metérselo en el bolsillo, pero aprobar una subvención para que un amiguete se lleve varios millones por la cara, también es robar. Montar una empresa pública inservible y meter ahí a cientos de chorizos de tu charcutería, sin tener oficio ni beneficio, también es robar. Repartir entre pesebreros y fanboys de tu cuerda cientos de millones camuflados en sueldos de asesores o de dudosos puestos de trabajo de difícil justificación, también es robar.

Como todo ese dinero sale de la misma caja común de todos los españoles y la crisis se ha cebado a conciencia con la mayoría, hay que sacar más dinero para dar pienso a los de cada secta y sólo se les ocurre sacarlo exprimiendo todavía más el bolsillo de los más desfavorecidos con subidas injustificadas de la luz, del teléfono, de la gasolina, del agua, de los alimentos, mientras se recortan pensiones, salarios de funcionarios y prestaciones de parados que difícilmente encontrarán trabajo el resto de su vida.

No sé si servirá de mucho, pero desde aquí nos vamos a sumar a todas y cada una de las iniciativas que surjan para acabar con este latrocinio, con esta mentira, con esta forma nauseabunda de hacer política y con ese modo rastrero de robarnos cada día el resto de nuestra vida.

Creo que de nada sirve actuar como francotiradores aislados cada uno en su particular trinchera. Los sindicatos pesebreros nos vendieron hace tiempo, pero hay otros sindicatos que siguen luchando. La mayoría de partidos nos vendieron también hace mucho, pero siguen existiendo formaciones minoritarias, honradas y legales que no se han cansado de pelear. Uno sólo no creo que pueda conseguir mucho, pero somos millones. Las hormigas son una fuerza temible cuando caminan juntas, a una hormiguita aislada es fácil derrotarla.

Y aquí no entro en el debate de rojos, azules, rojiblancos, verdinegros, morados o amarillos, ni en izquierda, derecha, centro o mediopensionistas, esa no es nuestra guerra. Sólo luchamos por vivir, por subsistir, por que no nos maten. Porque no nos roben nuestro futuro.

No sé si servirá de mucho, pero si todos pensamos lo mismo, seguirá igual el sistema, el atraco, la estafa y le impunidad. Quizás una campaña en una o dos páginas no surta efecto, pero igual, un día se suman dos más, al día siguiente, alguien que pasa por ahí, piensa, medita y se crea un blog para apoyarnos, otro día un colectivo se suma a la lucha y así hasta el infinito. Es posible que el ejemplo llegue a alguien que el día menos pensado vaya a su banco a retirar su dinero y cientos o miles sigan su ejemplo. Quizás otra jornada miles o cientos de miles de personas entreguen las llaves de sus casas a los bancos. Quizás otro día todos los internautas nos denunciemos mutuamente ante la comisión Sinde o como se llame y colapsemos el sistema arbitrario, injusto y mezquino de la nueva inquisición española. Quizás algún día consigamos ser libres.

Creo que hay que hacer algo. Hay que moverse. Hay que luchar. Tenemos que pelear por nosotros, por nuestros hijos y por toda la sociedad. Desde aquí no vamos a liderar nada ni a nadie. Difícilmente nos representamos a nosotros mismos, pero te aseguro que secundaremos y apoyaremos todas las iniciativas de lucha por la libertad que se convoquen.

Te animo a tí a hacer lo mismo.

La imagen la encontré en Nokiagame.

Anuncios