Rajoy rinde pleitesía al genocida y ladrón Mohamed VI en su primera visita como presidente

enero 18, 2012
El presidente español está actuando de forma que tiene desconcertado a más de uno. La primera visita tras ser nombrado presidente será al ladrón y genocida Mohamed VI. Según comentan para seguir la tradición de todos los presidentes, una tradición que supone una bajada de pantalones ante uno de los regímenes asesinos de nuestro entorno. 
No ha trascendido si la vaselina la llevará el propio Rajoy y se la aplicará el propio régimen feudal in situ. No sé a qué tiene que ir un presidente español a Marruecos hasta que no exista democracia y se respeten los derechos humanos más elementales.
El asesino y ladrón Mohamed VI no sé si le permitirá visitar los campos de concentración del Sáhara, donde sigue matando a todos los saharauis que no se plegan a su dictadura. Tampoco sé si le mostrará la forma en la que sigue robándoles los recursos con la anuencia de la propia España y del resto de la cobarde comunidad internacional. 
El sátrapa marroquí tampoco se corta mucho a la hora de practicar el genocidio con su propio pueblo al obligarles a jugarse la vida en pateras para salir del infierno que ha creado y para evitar morir de hambre.
Si Rajoy va a continuar con la misma política de bajada de pantalones de ZP y las escombreras que tenía como ministros de Exteriores, podría haber avisado. Quizás les hubiera convenido más a los españoles mantener a los sociatas para continuar con la misma política de defensa y entendimiento con asesinos y genocidas.
Si alguien todavía dudaba de que el PP es exactamente igual al PSOE, salvo ligeras diferencias, tiene hoy una prueba más para convencerse. 
¿Veremos hoy a Rajoy condecorar a los generales genocidas del Sátrapa, tal como hizo ya Rubalcaba? Esta tarde saldremos de dudas.
La imagen de Rajoy la encontré en El Mundo.
Anuncios

Mariano Rajoy se convierte hoy en el nuevo presidente del Gobierno español

diciembre 20, 2011
Mariano Rajoy se convertirá esta tarde en el nuevo presidente del Gobierno español. Queda el trámite de la segunda jornada de la sesión de investidura y de la votación en sí, pero los 186 escaños con los que cuenta en el Congreso, permitirán que mañana miércoles vaya a jurar su cargo ante el rey, como manda la Ley.
Este martes he visto parte de la sesión y, en lo básico, creo que el señor Rajoy va a ser un buen presidente. La opinión pública tiene a Zapatero de referencia y a la escombrera que tenía por ministros, de modo que a poco que haga las cosas con sentido común, tome decisiones alejadas del sectarismo y emplee el dinero público con cabeza, lo tiene ya hecho.
Además, según me consta, va a nombrar ministros que sepan leer y escribir correctamente como mínimo, práctica que Zapatero no tuvo en cuenta y los ridículos se fueron multiplicando a lo largo y ancho de su nefasta legislatura.
Tal como ha dejado el país ZP, para empeorarlo tendría que echar mano del ejército y bombardear las ciudades con napalm o algo peor, de otro modo no se le acercaría ni de lejos.
De Rajoy no me ha gustado su actitud en torno a la Ley electoral que, tal como le espetó a Rosa Díez, está consensuada por la mayoría y es correcta. Se olvidó decir que esa mayoría es la que se beneficia de una Ley electoral injusta y mezquina y que por lógica no van a votar en contra de perder sus privilegios. Una cuenta pendiente que le queda por resolver desde el primer día.
Leyendo sobre el comienzo de la sesión de investidura, me he tropezado con muchas críticas a los recortes que tiene que llevar a cabo. Creo que no tienen razón siempre y cuando se limite a recortar lo supérfluo, lo prescindible y lo que no supone más que una carga o una madriguera para mantener calientes y a buen recaudo a los pesebreros y parásitos del régimen. A mí me parece de perlas que ahorre dinero de estas partidas estúpidas, pero me parecería muy mal que se empezara a recortar a los más desfavorecidos, los pobres y los que ahora ya no tienen nada que echarse a la boca. Eso sería un gravísimo error.
Imagínate un perro callejero malherido y enfermo que llega a un hospital. Los veterinarios se afanarían por quitarle los piojos y las pulgas y el resto de parásitos de su cuerpo, para evitar que siguiera debilitándose. Una vez realizada esta desparasitación, procederían a diagnosticar sus males y comenzar a tomar medidas para sanarlo. Supongo que a los veterinarios no se les ocurriría la idea de dejar de alimentar al pobre perro para esperar a ver si mejora, tendrían que hacer todo lo contrario y buscar el modo de hacer llegar a su organismo los alimentos necesarios para acelerar su sanación. 
Si el nuevo presidente comienza recortando todo lo recortable y deja bien desparasitado el país, será un comienzo excelente. 
Tal como dije hace un tiempo, en el blog le voy a dar unas semanas de cuartelillo a Rajoy para que se vaya asentando y dando pasos para resolver los problemas. Una vez pasados estos días de gracia, comenzaremos la tarea que ya acometimos con el peor presidente de la historia de España, ZP y denunciaremos todo lo que nos parezca injusto y arbitrario.
La imagen de Mariano Rajoy en la tribuna de oradores del Congreso de los Diputados este martes en la primera jornada de la sesión de investidura la encontré en Europa Press.