La Barcenización de España

enero 31, 2013
No pasa un día sin que un caso de corrupción presida los titulares de la prensa en España. Reconozco que hay días que paso ya tanto que me da igual. Lo sorprendente algunas jornadas es que no aparezca alguno y los periodistas tengan que centrarse en alguna gesta deportiva o en un guerra perdida de la que ya nadie se acuerda.
En la edición de hoy de El País, aparecen unos listados de apuntes que aseguran que pertenecen al libro de contabilidad del Partido Popular, en los que se reflejan pagos a altos dirigentes del partido, incluído Mariano Rajoy.
Lo mires por donde lo mires, el escándalo es de proporciones inimaginables y, ante ello, o bien el Partido Popular demuestra la falsedad de tales afirmaciones y garantiza la plena inocencia de sus cargos o se largan todos a casa por corruptos y mezquinos.
Con cualquier nuevo caso de corrupción de la casta política que tiene secuestrada la democracia en España desde la Edad Media, decimos lo mismo y no pasa nada. Todos se van de rositas bien por la magnanimidad de los jueces que ellos mismos designan o por los servicios especiales del comando del indulto que suelen utilizar en última instancia si algún juez honesto osa incomodar a alguna sanguijuela del lodazal de corrupción en el que se ha convertido la política en este país olvidado y sufriente.
Supongo que ahora se sucederán las declaraciones de unos y de otros argumentando que o bien no sabían nada o que son inocentes o que patatín o patatán. 
No sé qué pensarás tú, pero yo creo que no podemos continuar por mucho tiempo más en esta diabólica espiral de corrupción de la casta política. Seguro que muchos políticos alegarán que ellos son inocentes y bla, bla, pero son tan culpables como los corruptos al no haber defendido la división de poderes, las reforma de la Ley electoral y el apuntalamiento de un régimen feudal con la defensa a ultranza de leyes injustas, ordenanzas tercermundistas y aplicaciones legales que son la envidia de los dictadurzuelos de cualquier república bananera similar a la nuestra.
Hace tiempo alguien que no recuerdo, defendía que España se enfrentaba a una suerte de balcanización por la fragmentación de algunas regiones del Estado. No estoy de acuerdo con ello. España está en plena Barcenización que está empobreciendo cada día más a todos los ciudadanos honrados y enriqueciendo a una casta de corruptos de todo pelaje y condición, Hemos llegado ya a una especie de mafia de corrupción que lo domina todo en nuestro país y, de momento, no tengo ninguna sensación que me mueva al optimismo.
Un día es Bárcenas, otro Urdangarín, otro el PP, otro el PSOE, otro CiU, otro Coalición Canaria y la fetidez no cesa. ¿Hasta cuando vamos a tener que soportarlo los ciudadanos decentes?
Tan culpable es uno que roba como el que permite que roba votando disposiciones injustas que defienden la corrupción. 
La tarde y la semana todavía son jóvenes y seguramente el caso de Bárcenas dé mucho más juego en las próximas horas, días y semanas. 
La imagen la encontré en Google Images.
Anuncios