Las prospecciones petróliferas en Canarias dividen a la población. El Supremo da luz verde a Repsol para seguir con los estudios.

junio 5, 2012
Me había propuesto no comentar ni opinar nada sobre el asunto de las prospecciones petrolíferas en Canarias, pero dado que cada dos por tres se conocen novedades en torno a esta curiosa pelea de intereses entre unos y otros y, sin ir más lejos, ayer mismo, con la sentencia del Tribunal Supremo que ha rechazado las demandas del Gobierno de Canarias y del Cabildo de Lanzarote,  voy a plasmar en unas cuantas líneas lo que pienso.
Creo que antes de empezar a pensar en una catástrofe petrolera cerca de Canarias y ponerse la venda antes de la herida, sería recomendable constatar a ciencia cierta si verdaderamente existe petróleo cerca de las islas en las zonas ya delimitadas. Si se realizan las prospecciones y al final resulta que no existe petróleo, hemos gastado energías en algo inútil e inservible, de modo que habrá que esperar a las conclusiones de las prospecciones, que son precisamente eso mismo, no se trata de extraer ya el crudo, sólo van a verificar si existe.
En el supuesto de que hubiera petróleo y fuera fiable su extracción, creo que en ese momento deberían ponerse todas las medidas necesarias para que la industria petrolífera que surgiría en las cercanías de Lanzarote y Fuerteventura no interfiriera lo más mínimo en la única industria local que nos queda, el turismo.
Rechazar a priori una riqueza semejante, sería bastante absurdo e idiota, tal como está el panorama y creo que con todas las garantías del mundo, pueden convivir perfectamente ambas fuentes de ingresos.
Si observamos algunos otros países que han tenido que enfrentarse a este reto, tenemos por ejemplo al primer país exportador de petróleo de Europa, Noruega que sigue extrayendo crudo junto a sus magníficos fiordos y a sus enclaves paradisiacos y no he oído ni leído nunca que se hayan planteado dejar de extraer el oro negro para preserver su entorno por si en algún momento pudiera surgir un accidente.
No voy a contarte las excelencias turísticas de Brasil o Venezuela. En ambos casos, las torres petrolíferas conviven perfectamente con la actividad turística sin contratiempos. Quizás el caso más llamativo sea el del Lago Maracaibo en Venezuela, donde en el mismo corazón turístico pueden divisarse perfectamente las plataformas.
Quizás el hecho de negarse en redondo a que Repsol comience las extracciones tenga algo que ver con las comisiones. Curiosamente los señores feudales de Coalición Canaria estaban hace unos años encantados con las prospecciones, pero ahora están absolutamente en contra. Al empresariado medieval de boina de Canarias en connivencia con los nacionalistas de garrafón deben ver con buenos ojos que sea el genocida y ladrón Mohamed VI el que se lleve el petróleo con el mismo riesgo medioambiental que denuncian en caso de accidente.

Con todas las medidas de seguridad que contemplan en por ejemplo, Noruega y en el lago Maracaibo, creo que no habría grandes problemas para las supuestas extracciones.

Personalmente apostaría por otro tipo de energías más limpìas y baratas como la eólica y la solar. Llama la atención que Alemania que cuenta con 8 o 10 horas al día menos de sol que nosotros compita en esta industria con países que tienen el sol como estandarte. Más investigación, más ponerse las pilas y más generar energías límpias a menor coste, en lugar de quejarse de todo. Ese es el camino. 
Imagínate lo que sería acometer un plan para colocar placas solares en todos los edificios de Canarias e incluso sustituir todas las cristaleras por materiales que aprovechen toda la energía límpia del sol. Sería costoso, es cierto, pero a medio plazo, contaríamos con una de las reservas de energía límpia más grandes del planeta. Sólo es cuestión de soñar y pensar en positivo. 
Pero ya que tenemos, o podríamos tener, junto a nuestras costas un tesoro en forma de petróleo, creo que es una estupidez dejar que se lo lleven otros y que la riqueza que genere su extracción pasé de nuevo de largo de estas islas afortunadas en lo climático, pero condenadas a la pobreza merced a sus dirigentes que lo único que pretenden es preservar su régimen medieval indefinidamente.
En la imagen una vista del lago Maracaibo en Venezuela, una de las zonas más ricas en petróleo del mundo. La encontré en la Wikipedia.
Anuncios