La Policía Nacional no quiere que el Papa sea el único que reparta hostias este fin de semana en Madrid

agosto 19, 2011
No quería hablar del Papa y de su visita, pero al final no me va a quedar más remedio porque es un personaje, aunque en este caso secundario, de esta curiosa historia que te voy a contar.

Si encuentras en todo el mundo un país más surrealista que España, me avisas y empezamos a compararlos, aunque creo que nosotros no tenemos rival. Si Kafka hubiera sido español sus historias kafkianas le hubieran parecido tan cotidianas que nunca las habría escrito.

La historia comienza este jueves con el inicio de la JMJ 2011 que se está celebrando este año en Madrid. Colectivos anticatólicos, que no laicos, solicitan a la delegación del Gobierno permiso para una manifestación contra la Iglesia Católica, el Papa y todo lo que representa, justo en el momento en el que Madrid acoge a más de un millón de peregrinos.

Como el nivel neuronal de la delegada del Gobierno debe estar a la altura del de Zapatero, no sólo concede el permiso, sino que permite que la manifestación atraviese calles y zonas llenas de peregrinos, caso de Sol y alrededores.

No hace falta ser un lumbreras para saber lo que iba a ocurrir. Hasta un niño de dos años con estos datos hubiera sacado las mismas conclusiones. El resultado: cargas policiales, broncas, agresiones, malos rollos, peleas, etc.

Creo que lo más lógico hubiera sido conceder el permiso a partir del lunes, después de la JMJ. Me parece perfecto que cualquier ciudadano se manifieste siempre que respete los derechos del resto, aunque no estoy muy de acuerdo con las manifestaciones “contra el colectivo que sea”.

En otra entrad del blog ya he expuesto mi punto de vista sobre estas muestras de intolerancia de algunos individuos que exigen respeto, pero que no lo practican.

Con unas cuantas neuronas extra, la delegada del Gobierno habría dado cauce a la manifestación y no habría creado las broncas que se han montado y que me temo que no van a cesar.

Hace un rato he visto este vídeo en el que se observa la flagrante agresión de unos policías a una chica, a un fotógrafo que no estaban creando ningún problema. Quizás a la chica ya la tenían fichada de antes por insultarlos, pero no creo que esa sea razón suficiente como para liarse a hostias por las buenas.

Actuaciones de este tipo contra ciudadanos indefensos y que no están cometiendo ningún delito, me parecen inadmisibles en una democracia que se precie, pero tendríamos que analizar detenidamente si esto que tenemos ahora en España es una democracia u otra cosa.

Me da que la Policía quiere competir con el Papa a ver quien reparte más hostias este fin de semana en Madrid. No se me ocurre otra razón.

La imagen es una captura de pantalla del vídeo. Aunque se titula La Policía pega a una niña, creo que es algo exagerado. Esa chica me da que ya no cumplirá los 18 años.
Anuncios