Garzón, Urdangarín y un déficit desbocado del 8,51%

febrero 28, 2012
Quería escribir sobre un par de noticias de actualidad que hemos conocido en las últimas horas. La primera es la sentencia del Tribunal Supremo que absuelve al señor, que ya no juez, Baltasar Garzón en el caso de la memoria histórica, aunque no los jueces firmantes no se cortan ni un pelo a la hora de descalificar las actuaciones del ex juez en este sentido. 
Al margen de filias y fobias para con Garzón, la justicia en este país es algo tan aleatorio que las empresas de apuestas deportivas deberían estudiar seriamente el incluirlas entre sus pronósticos. La politización nauseabunda de la justicia la ha convertido en una suerte de arcano insondable que no deja de sorprendernos a diario y conforme se va subiendo en importancia de los tribunales, todavía más. 
Como a Garzón ya lo inhabilitaron en el primer juicio por prevaricación, el de las escuchas de Gürtel, ya no lo podían inhabilitar de nuevo, por lo que han optado por absolverlo y aplicarle un pequeño o gran rapapolvo en los otros dos que tenía pendientes, el de la memoria histórica que se falló ayer y el de la petición de dinero a grandes empresas para sus cursos en Nueva York, en el que se confirmó que había delinquido, pero que los delitos ya habían prescrito, un comodín muy utilizado últimamente en nuestro sistema judicial. 
Voy a ver a cómo están las apuestas para el juicio a Urdangarín. Pondría algo de pasta a la opción del indulto. Seguro que me sacaba un dinerito. Menos mal que la Justicia es igual para todos que dijo su suegro.:-))
A media tarde conocimos el escalofriante dato del déficit del año 2011. El anterior Gobierno de ZP y sus escombros habían asegurado que sería del 6% y que cumplirían con el mandato de Bruselas, pero hete aquí que se han pasado varios pueblos y nos han legado un déficit del 8,51%, lo que supone un gasto extra de 40.000 millones de euros que tendremos que pagar todos a base de recortes, restricciones y más impuestos. Por su comportamiento miserable, inutilidad manifiesta y su empeño en dejar el país como un solar a ZP lo premiaron con un opíparo sueldo de más de 100.000 euros al año en el Consejo de Estado, donde comparte sillón con otros inútiles ilustres de este país feudalista.
Ahora el nuevo Gobierno de Rajoy nos intentará convencer de que hay que ajustarse el cinturón, de que hay que seguir haciendo recortes y de que la esclavitud es un bien al que todos tenemos derecho. No, señor Rajoy. 
Que el déficit lo paguen todos los estafadores, inútiles, ladrones y miserables que lo han creado y no nos haga pagar los platos rotos de sus fiestas. No estamos para eso.
La imagen la encontré en Globedia.

El gran atraco de las Cajas les sale gratis a los responsables

octubre 3, 2011
Entramos en el mes de Octubre con la misma apatía y hastío que siente el condenado a muerte que sabe que su fin es inexorable.

Los candidatos pretenden vendernos un futuro arco iris para que los votantes errabundos acierten con la papeleta que más se adapte a las preferencias de las diferentes sectas que pelean por los apoyos el 20 de noviembre.

No sé si te habrás enterado del gran latrocinio que estamos sufriendo, pero el escándolo no veo que alarme a muchos ciudadanos. Las cifras siguen bailando al alza y pueden superar los 20.000 millones de euros los que nos han robado descaradamente a todos los ciudadanos a través de la estafa de las Cajas de Ahorro. Un plan magistral y perfectamente ejecutado de una peligrosa banda que siempre resulta impune.

En cualquier país democrático, con Estado de Derecho vigente y con algo de decencia en sus administradores, la fiscalía habría abierto diligencias por este robo a gran escala, pero en esta monarquía bananera con ligeros atrezzos democráticos, serán los ciudadanos los que en última instancia se encarguen de pagar de sus bolsillos el gran agujero financiero.

Y aquí no se puede jugar al típico jueguecito que pretenden vendernos del “Y tú más” porque en el crimen están involucradas las sectas grandes y las sectas pequeñas por igual.

¿Cómo no se les cae la cara de vergüenza a la hora de pedirnos el voto cuando están cometiendo por acción o por omisión la mayor estafa de la historia de nuestro país?

Siento envidia de esos países en los que cuando se comete un delito, juzgan a los culpables y les imponen la justicia que les corresponde. Será un día grande cuando la democracia sin trampas ni cláusulas ocultas o letra pequeña ilegible llegue a nosotros en un futuro que la mayoría de los que nos representan y aspiran a seguir representándonos, no contemplan a corto, medio o largo plazo.

La imagen pertenece a una obra del pintor surreslista de George Fisher. La encontré en La Caja.


Por qué nos indignamos

junio 28, 2011
Llevo un par de días sin escribir nada en el blog. Ayer hice incluso un amago de ponerme a redactar algo, pero en la cabeza se me entremezclaban las ideas, las indignaciones y el asco, y preferí dedicar la tarde al tenis, al torneo de Wimbledon, para ser más concreto.

Esta mañana incluso tenía intención de echarle un vistazo a la sarta de mentiras, falsedades, estafas y palabrerío inútil de un cadáver político que se resiste a largarse de la Moncloa, pero ya me conozco el rollo y preferí hacer algo más productivo.

Llevamos unas cuantas jornadas en las que las noticias reales nos hablan de politicastros de garrafón surgidos de las últimas elecciones se suben el sueldo indecentemente mientras la mayoría de los ciudadanos las pasa canutas en los comedores de Cáritas o intentan subsistir como pueden de lo que encuentran en los contenedores de basura.

Las nauseabundas sectas políticas que administran nuestros servicios, se limitan a estafar, robar y estafar al por mayor sólo en su propio beneficio mientras el resto somos meros esclavos del sistema feudal que han montado en España

En un país donde los salarios son de los más bajos de toda la UE, los servicios y productos son los más caros. Nos equiparan en precios y obligaciones al resto de Europa, pero nunca nos ponen a su nivel en precios y derechos. Han conseguido la cuadratura del círculo. Claro que mientras un 80% de los votantes sean gilipollas tampoco deben temer nada por su futuro. Los imbéciles, idiotas y gilipollas se tragarán todos los sapos y volverán a votarlos en unos meses.

Con una masa crítica de un 80% de gilis, el sistema feudal está más que asegurado. Aquí en Canarias con casi un 30% de parados, la primera medida que se les ha ocurrido es aumentar un gasto supérfluo y prescindible, el de la Policía Canaria. PSOE y CC han firmado el pacto del latrocionio y se repartirán el presupuesto de Canarias entre ellos los próximos cuatro años. Algunas migajas serán destinadas a Educación, Sanidad y Empleo, pero el grueso se irá en comisioines, sueldos, estafas, pesebreros y prebendas varias. Con un 80% de imbéciles que quieren ser esclavos de las sectas no se puede luchar y el resto tenemos que conformarnos con lo que hay.

Algunos politicastros se preguntarán por qué la gente de bien sale a la calle a protestar por todo lo que ocurre, pero deberían sorprenderse de la bondad y el aplomo de esas personas que no le prenden fuego a las instituciones corruptas con sus inquilinos dentro y colocan guillotinas en cada esquina para terminar el trabajo.

Del gran robo de los Bancos, hemos pasado al gran robo de las Cajas. Gentuza de todo a cien que ha especulado, robado, estafado y envíado al paro y a la desesperación a millones de familias seguirán cobrando sueldos indecentes después de haber perpetrado los crímenes económicos más atroces. Las Cajas no quebrarán, se reflotarán con todo el dinero que te están robando. Les cambiarán el nombre, cambiarán sus logos y quizás modifiquen la composición de su Consejo de Administración, pero el plan ya está trazado. Los que han cometido los crímenes deben salir impunes y el peso de la deuda deberá ser pagada por el ciudadano que no tiene ni para comer.

Hasta el momento que no desahucien una sucursal bancaria o de una Caja de Ahorros, hasta el momento que no metan en la cárcel a todos los culpables, hasta que hayan pagado con todo su patrimonio por todo lo que nos han hecho, no tienen derecho a recortar ni un sólo euro a nadie.

El día que las cárceles estén llenas de estos delincuentes miserables, los sueldos de los políticos y sus derechos se equiparen al resto y empiecen a obrar con seso y aplicarse la máxima de que no se puede gastar más de lo que se tiene, ese será el momento de pensar en recortarle al parado, al pensionista y al desesperado.

La imagen pertenece a un cuadro del pintor surrealista japonés Tetsuya Ishida.

Enlace